Nana, ¿ha oído usted de Roma, la película?

Guadalupe Maya llegó a mi casa como todos los viernes, a eso de las 10 y media y las mascotas se alocan nomás de oírla en la calle. Yo escuché las llaves entrar en la cerradura de la puerta y nuestra perra, Pelusa, se alborotó dentro de la cama y empezó a llorar. Mi nana…