De cuando la mala racha no entiende que ya no quieres con ella.

Novia psicópata. Intensa. Clingy. Repetitiva. Frustrante. Desesperante. A veces desoladora. Y no, no tiene bueno nada. Se los juro. Lo único bueno que ha tenido esta cochina y prolongada mala racha es que compruebo que efectivamente, como decían algunos de mis parientes de sangre: soy un cascabel. Hace dos semanas tuve un encuentro muy afortunado…