Fama

Mi papá era famosón. Durante muchos años trabajó en programas de radio en los segmentos de columnistas para las noticias de las mañanas, así que tenía alto raiting entre las señoras que se quedaban en casa. A veces salíamos a comer y la gente le reconocía la voz. “¿Usted es Fernando Mota, ‘La Voz de…

Espibia

No siempre sucede, pero con alguna frecuencia amanezco chuequita. En noviembre pasado, fue como si un resorte me envolviera el muslo derecho y no me dejara moverlo. Recientemente me está pasando en el antebrazo izquierdo. El quiropráctico achacó el mal a que no había ido a visitarlo en dos meses. Yo creo que ya me…

Huello

“Rústico de la montaña, ¿en cuánto valúa la encina calcinada que carga sobre los omóplatos de su pollino?” Esa fracesita es mi perdición. Mi papá la recitaba siempre al inicio de todas sus clases de redacción, un poco porque era un sabihondo y le gustaba apantallar y otro poco porque era una manera de decir:…

Neófito

Pos resulta que todos estábamos equivocados. Que los fans de Crapúsculo están en lo correcto. Ni modo, no todo podía estar mal con esos libros.    

Cogucho

Volvemos a la normalidad. Palabras por el gusto de conocerlas. A la depresión, como es tan grande y tan profunda y tan compartida, le hicimos su propio lugar en http://www.eldeprebook.com y ahí seguiremos esa discusión. Aquí, a discutir palabras raras, que suenan a nuevo y que nos hacen imaginar respuestas locas. Muchas gracias a todos…

Fondeo para escribir el Depre Book

Gente, esta es la primera vez en mi vida que voy a pedir coperacha para algo que no sea un animal en necesidad de rescate. Es más, ni entonces pedía dinero, básicamente lo que hice fue quemar mi horno haciendo pasteles para juntar el varo. Pasa que me cayó el 20 de que el #DepreBook…

De vuelta al ruedo

Desde hace casi un año, todos los sábados, me despierto, limpio la casa y me voy a Cachito Mío. Paso la tarde allá con Patricia, Alejandro, Megumi, Mich y Kira. A veces se aparecen otros amigos. A veces no.   Me inventé esta rutina para obligarme a convivir, para obligarme a escuchar el ruido de…

Miriñaque

Me ha costado un mundo volver a agarrarle el ritmo a esto. A veces no sé si es buena idea publicar el miércoles o esperarme hasta el fin y entre que lo decido, se me pasaron las horas y pum, ya es otra semana. A ese tiempo perdido le llamo las horas del miedo. En…

De cuando mis pesadillas se hacen realidades colectivas

El mundo no se va a acabar, ya se acabó, es sólo que el capítulo es muy largo.  Antes de que me diagnosticaran, antes de las medicinas, todos los días me despertaba pensando: “se va a inundar la ciudad, y yo no tengo cómo salvar a mis cuatro perros y vamos a estar todos nadando…