Fatalismo

Íbamos caminando por las banquetas de la colonia. Nos conocimos porque yo era parte de las señoras que tejían con su mujer, y él, era el señor de la señora de los estambres. Trabajaba en un aparato gubernamental y con ese sueldo mantenía a sus hijos, los negocios de sus hijos, y a su mujer.

Don Guillermo siempre me pareció un hombre apacible, atento, servicial. Me tenía mucha paciencia y me dejaba platicarle mis ideas, que muchas veces, si no es que siempre, eran contrarias a las tradiciones de su familia, sus valores.

Hablábamos de las costumbres de las personas, de cómo un país no cambia porque cambien los líderes en las sillas; de cómo cualquier silla es un coto de poder y cómo al final del día, por más que las cosas no cambien, por más que se perpetúen los patrones, siempre hay esperanza. “La gente no entiende la palabra fatalismo, la asume como un mal. Yo siempre la he pensado en su versión más moderna de la filosofía: la aceptación de lo que es. Y tú eres fatalista María”.

Creo que nunca me habían definido tan bien conociéndome tan poco.

Debe ser que siempre despierto en medio de esta nube de aire pegajoso que no me deja respirar profundo; que salir de la cama implica un reto de fuerza física que debe levantar toneladas de miedos imaginarios. Debe ser que “no la tuviste fácil” y por eso no te asusta el presente. Debe ser que creo no en el destino, si no en los patrones de conducta, en lo difícil que es romperelos, pero sobre todo, en que para hacerlo se requiere antes que fuerza, antes que voluntad, aceptación.

¿Cómo estás hoy? ¿Cómo te sientes hoy? ¿Puedes medir la dimensión completa de tus emociones? ¿Sabe qué puedes hacer con ellas? ¿Sabes qué no puedes?

Vivimos en una sociedad comercial que ha impulsado la filosofía de que absolutamente todos los seres humanos podemos y debemos salir adelante porque nada es imposible. Eso, como himno de batalla, da esperanza, pero no significa forzosamente que sea suficiente.

Hoy, o cuando lo necesites, date permiso de que las cosas sean como sean.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s