Maravilloso

Una canción que ambos se saben y comienzan a cantarla. Son extraños, y la canción los vuelve conocidos.

Un café en el momento justo, tal vez llueve. Tal vez estás solo y con cada sorbo te vas integrando lentamente a tu cuerpo.

Un abrazo inesperado, que te sorprende, pero que al sentirlo confirmas que lo necesitabas.

El texto que comenzaste hace años, y un día reaparece en tu computadora, te obliga a buscar el libro que abandonaste y entonces no sólo reencuentras el texto, si no ese papel en donde anotaste tu próximo cuento.

Sincronizar tu respiración al ritmo en el que el chef corta un atún frente a ti y además, recibir un pedazo de sashimi corazón para acabar llorando al probarlo.

Cada segundo en que una palabra resuena y se queda contigo por horas.

El tuit que te dedican con todo y arroba.

La foto que no es selfie pero que se robó la forma en la que te ves a ti misma cuando estás desnuda.

Un envío que además de traer lo esperado, trae una nota de un amor que vive a kilómetros de ti.

Una mariposa amarilla que se mete por la ventana a tu oficina y pasa desapercibida por todos. Vino a verte a ti.

El beso que promete que la noche será larga.

La libertad de ser quien quieres ser. Sin títulos, sin nombres asignados, sin etiquetas.

La simpleza de una imagen que no sabe ha desatado un ensayo que cambiará la forma en la que muchos ven la vida.

Libros de cuarenta páginas que contienen un universo.

Universos que caben en pantallas, en 45 minutos de imágenes con aliens, extraterrestres, astronautas, ingenieros y héroes que salvan al mundo imaginario donde nuestra imaginación nos salva a nosotros.

Gente cazando animales fantásticos y encontrando personas por casualidad, por error.

Gritos al unísono de una canción, de un reclamo.

La similitud que representan las líneas trazadas en una foto aérea de una ciudad y un gran acercamiento a un microchip.

Una abeja. Sus pequeñas alas. Su enorme potencia al vuelo. Su gran capacidad de producción.

El beso de un gato que te mira a lo lejos.

La nariz de Iquimeh, perra maravillosa, que llena de vida mis silencios y cansancios.

Todo es maravilloso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s