Supersticiones

Los días primero de año me da por la superstición. Yo no sé bien por qué si al final tengo la clara convicción de que, entre que Navidad no debía ser en diciembre y que durante el medioevo segurito alguien hizo mal las cuentas, hemos de andar por el año 2300 o 3200 o 1390 o algo así.

Es un número pues, es un número importante porque nos pusimos tooodos de acuerdo en seguirlo, pero es un número al final. Por eso me molesta que me despierte y sienta que todo lo que hago hoy es significativo y segura réplica de lo que me sucederá todo el año.

La cosa es que hoy, me desperté pero me costó trabajo levantarme y eso ya es malo, y me malviajé, y luego me levanté de la cama del lado izquierdo, cosa que nunca hago, y luego me di cuenta que ya se me estaba pasando la hora de publicar los posts de mis clientes y de repente me dejo caer en un espiral de angustias que me provoca ansiedad. ¿Qué tal que todo mi año es así? ¿Lleno de retrazos y desganos y angustias? “¡Ay Maríaisabel! ¡Déjate de supersticiones y ve a hacer pipí!” me dije angustiada porque me había vuelto a quedar dormida y estaba caminando, en el sueño, al baño. Todos sabemos que esa es una trampa para que te hagas pipí en la cama…

Me levanté y algo raro pasó. Por obra de Speedy Gonzalez, en menos de dos horas ya estaban publicados mis posts, hechos los cambios en mis redes, tejidas 4 vueltas de un suéter que tiene nomás 688 puntos por vuelta, terminé de ver The Godfather III, me hice de desayunar, limpié los baños, los areneros, di croquetas, limpié platos de agua y le escribí a mi amiga la rescatadora para que se contacte con mi amiga la ilustradora porque ésta última quiere adoptar. Para mejor resultado, Coruscant Tamika Tenar Mota Loyola Mendez-Padilla, la gata de más reciente adopción en este hogar, por fin se decidió a salir de su escondite ¡y a plena luz del día!

Mientras mi padre vivió, me regalaba todos los años 12 velas y un misal. Cada vela debía encenderse hasta que muriera los días primero de mes y el misal tenía la misión imposible de hacer que yo volviera a la Iglesia Católica Romana y Apostólica como practicante activa. Lo de las velas siempre lo hice, lo de volver… pues yo digo que no me fui, porque soy creyente, pero no practicante.

Extraño las velas de mi papá y pasar este día y el anterior con él. Cenar a las 8 e irse a dormir, despertarse y hacer un día normal, salvo por la excepción de visitar a algún pariente enfermo o buscar a quién regalarle algo en la calle.

Ayer mi Bruju y mi Pacuñado me regalaron un calendario de Threadless. Es rebonito porque tiene gatitos galácticos. La ilustración del primer día del año es la que ven en la foto. Para muchos, esa es la realidad de este día, una cruda del demonio y un recalentado ruidoso. ¿Y quién se preocupa porque eso sea la premonición de todo el año? Nadie, más que esta máquina de angustias que tienen por servidora.

Si mi 2015 será como este día, va muy bien. Sobre todo porque no debe olvidárseme que cada vez que me levanto, desde hace más de tres décadas, siempre me ha costado trabajo hacerlo, y siempre ha sido una lucha terminar el día. Y miren nomás, ya llegué al siguiente.

¡Feliz inicio de calendario gente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s