Muertes anunciadas

El desapego es la lección más importante que enseña el budismo. Desapego de lo material, de lo que crees que necesitas y gracias a sus enseñanzas aprendes que todo lo que requieres para ser feliz, está dentro de ti, en la paz que te provoca estar.

La muerte de alguien querido es un bardo que cuesta mucho trabajo pasar. Perder a alguien querido, ya sea por muerte o por despedida, o porque no hay cómo conciliar expectativas…

Todas esas muertes y despedidas, todas esas pérdidas nos preparan para cuando perdemos lo único que podemos llamar nuestro a lo largo de nuestra vida: el propio cuerpo y por lo tanto, el sentido de consciencia como lo conocemos.

Hoy me despedí de Endor.

Endor llegó a mi vida a través de un hogar temporal red de PataPirata. Lo habían abandonado en una bolsa de basura por latoso. Tenía unos 3 meses. Quien lo abandonó, lo recibió de una persona que cruza cockers de manera endogámica, por generaciones sin fin. Hermanos con hermanos, madres con hijos, padres con hijas, nietos. Muy Lanister el asunto y lo peor, sin ninguna razón lógica. Lo hace porque cree que todos los animales deben cruzarse. Como nacen decenas de camadas, los regala. Y así llegó Endor a manos de quien después lo abandonara.

Como consecuencia de la cruza, la sangre de Endor estaba sucia. Pasa con todos los seres vivos que se cruzan entre familias. La enfermedad que lo mató se llama anemia hemofílica inmuno mediada. Su propia sangre estaba atacando sus órganos y todo su sistema se detuvo en menos de 18 horas. Decidimos dormirlo antes que su propio cuerpo lo hiciera pasar por más dolor.

He pasado por ese proceso varias veces. Dormir a un animal es una experiencia al principio confusa, pero cuando lo haces consciente de que su cuerpo se convierte en su propio enemigo y está arrebatando la posibilidad de ser feliz, hay una suerte de tranquilidad, de paz.

Me despedí de mi chaparro tan agradecida como pude recordar su vida en esos segundos. Yo, que quiero creer en el más allá, me lo imagino ahora reencontrándose con Kika, su hermana mayor que murió hace muchos años. Presentándose con mi papá, contándole sobre mi vida y la gente que me rodea. Y me hace bien, me cura la herida.

He tomado decisiones de apego y desapego. Hoy, al desapegarme de Endor, me reconforto en la familia animal que he construido, y en la amorosa red humana que me rodea.

A todos los que conocieron a Endor, que jugaron con él y que me han buscado dolidos por la ausencia que deja, los abrazo. Les agradezco los recuerdos que compartiremos siempre gracias a él.

Hasta las estrellas Endor. Nos vemos pronto.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Qué linda lectura querida Maria Isabel. Gracias por compartir esto, me ayuda a entender mi propio camino junto a Frodo, de circunstancias tan parecidas. Todos mis abrazos y para Endor hoy una la luz en cada estrella. <3 bendiciones

    Me gusta

  2. Muchas gracias jefa. Besos para ti y para Frodo. Saludos a la familia de SCLBits.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s