De cuando la mala racha no entiende que ya no quieres con ella.

Novia psicópata. Intensa. Clingy. Repetitiva. Frustrante. Desesperante. A veces desoladora. Y no, no tiene bueno nada. Se los juro. Lo único bueno que ha tenido esta cochina y prolongada mala racha es que compruebo que efectivamente, como decían algunos de mis parientes de sangre: soy un cascabel.

Hace dos semanas tuve un encuentro muy afortunado en la Glorieta del Ángel. NO fui arrollada por un taxista, pero sí atropellada. Las diferencias entre un concepto y otro son: en el primero sales volando, en el segundo no. En el primero te rompes cosas, en el segundo no. En el primero no estaría escribiendo, en el segundo, ya ven.

Así que fue afortunado. Pero no puedo sumarlo a la lista de enormes malos eventos que han acontecido en mi vida los últimos 6 meses. Y pos ya se me están acabando los chistes, las poses ingeniosas para fotos relacionadas, las ideas con las qué publicar aquí o en las cuentas que uso la narración de los últimos días semi enclaustrada.

He estado enferma antes. Enferma como para no moverme, pero sólo unos tres o cuatro días. Y he estado verdaderamente enferma, como para no poder/querer/vivir en pánico y no salir de mi recámara por 8 meses, tras la muerte de mi padre. Pero la tristeza que me embargó entonces era tal…. y se sumaron tantas otras tristezas que supongo mi umbral del dolor emocional también se incrementó.

Digo también porque resulta que mi umbral del dolor físico es amplio como cubeta de 45 litros. Tons, me atropellan y yo digo, no me sangra nada, no tengo convulsiones, es más, no se me rompieron los lentes. Si se me escapó el aire pos es por el susto, y también si se me infló la panza como si fuera pez globo. Y me llevan al hospital y me sacan rayos X y me dicen que sólo tengo el cuello rectificado, que es un esguince de tercer grado, que ya nunca recuperará su curva… y yo me río porque no entiendo nada y porque me parece maravilloso que siga teniendo familia en mi ex, que llegó a la escena del encuentro taxi vs, rodilla, cadera, costillas en menos de 10 minutos tras mi llamada.

Y por que no me duele nada como para gritar, y no me sangra nada y pienso… pos salió bien. Sí, cojeo, pero salió bien. Y duermo esa noche, y amanezco un poco mejor al día siguiente. Y me tomo todos los medicamentos que no hacen más que angustiar al hígado que de por sí vive en chambas forzadas.  Pero pasan los días y mejoro sólo cuando estoy acostada. Me paro y siento que el mundo se quedó chueco.

Vuelvo al médico y resulta que tengo esguince en la rodilla, jodidas las lumbares, que necesitan “infiltrarme” (googleen, es horrible), que más medicinas, que férula, que faja… y ahora llevo tres días más encerrada en mi casa, sin querer estarlo, porque me tomó 10 años de duelo, 4 años de psiquiatra y 2 de terapia perderle el miedo al mundo, a los camiones, y ahora por más que quiero salir y seguir practicando, no puedo.

Y estoy harta. Harta. Y quiero llorar por primera vez y me caga escribir cosas desanimadas aquí, pero un buen amigo puso una pregunta en nuestro diálogo esta semana: ¿Qué nos pasa que no nos comunicamos como antes? Y me doy cuenta… por más fuerte que parezco, por más que sonrío, por más chistes que hago….

Acabé llorando. Y Doña Guadalupe me escuchó y vino. “Mi señora María, no llore, yo la quiero mucho y todo estoy va a pasar”. Eso decía mi padre siempre: “Todo pasa, hasta la ciruela”.

Inhalo oxigeno enojado…. exhalo lo bueno que ha salido de esto para que lo pueda ver.

Me enojo para poder soltar este coraje reprimido y para agarrarme de lo que he ganado. La lealtad de un sobrino que no nació de mis abuelos. La honestidad de aquellos amigos que reconocen sus limitaciones y sin embargo me cuidan a la distancia. El amoroso cuidado de Guadalupe.

Y saber que no importa lo mal que se pongan las cosas, he podido sola.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ROSA MA. dice:

    Hola, hola, lamento mucho tu mala racha, te entiendo pero perfecto hace tiempo que te leo, no siempre te escribo porque a veces no se que escribir solo te mando mis mejores vibras y espero que pronto lo superes, en verdad eres muy especial y las personas especiales siempre encuentran una luz que las saque adelante y sola no estas aunque sea una (que yo creo que hay mas) siempre habrá alguien para cuando necesites. Te mando un fuerte abrazo virtual con todo mi cariño y aprecio.

    Me gusta

  2. Muchas gracias Rosa. Yo sé que esta mala racha pasará. Muchas gracias por el abrazo, me cae perfecto porque hace un chorro de frío.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s