Qué sí es y qué no es la depresión – Parte VII – Ups, donws y el desahogo.

Tengo la enorme ventaja de conocer, convivir y confiar en muchas personas que padecen depresión. No importa qué etiqueta les cuelgue, padecemos depresión y nos contamos nuestras cosas y nos mandamos mensajes cuando queremos que el techo se nos caiga encima o cuando amanecimos más de buenas que canción bailable de Juan Gabriel.

Esos dos estados de la depresión son francamente inconscientes, no nos permiten tener control sobre lo que sentimos ni nos dejan saber qué queremos. Cuando estamos abajo, no hay manera de saber por qué o cómo salir del maldito tren de auto-destrucción. En mi caso me entra la paranoia con el fin del mundo, me hundo en mis defectos y ahora que este año cumpliré 36 y me doy cuenta que laboralmente tengo 22, me clavo en la textura de: Mierda, ¿qué has estado haciendo con tu vida?

Al día siguiente, o tal vez unas horas después, reacciono de manera opuesta y dijo: “Pos sobreviviendo babosa, como que qué has estado haciendo? ¿Qué no te das cuenta lo difícil que ha sido vivir? Ándale, vamos a trabajar y acaba ese excell y programa tal y cual y corrige esto y escribe en el blog. ¡Ah¡ Pero vamos por una paleta de chocolate con chocolate que tenga relleno de chocolate y chispas de chocolate y dos cafés y… ¡Sí! hay que regar las plantas, y también apuntar en la agenda las cosas que tienes que hacer el fin de semana….

Y como diría Pink Floyd construyendo el soundtrack de mi vida: Hey… Is there anybody out there? Eh… no.

Yo no estoy en ninguno de esos dos momentos. Ayer tuve oportunidad de estar, dentro de mí, afuera de mí y conectarme con todo lo que sentía en todo momento. A lo mejor para los que estaban a mi alrededor no parecía eso, porque básicamente estuve llorando como Ana Martin en telenovela, y cuando no, estaba totalmente hundida en mis ideas sin poder escuchar a los demás. Pero, estaba ahí. En mí, tomando decisiones sobre mis emociones.

Desahogarse es un proceso que ahora que los recuerdos de mi infancia volvieron de golpe, se ha vuelto básico; sin embargo, es importante que sepa escoger cómo, cuándo y sobre todo con quién. Mis recuerdos pueden lastimar a los demás, y herirlos tanto como me hirieron a mí. Pero mis recuerdos también pueden ayudar a otros. No hay manera de saberlo… yo trato de escuchar, de leer los rostros de la gente cuando me ve llorando e intentar ver qué tanto quieren, pueden y deben saber.

Hoy me duele todo. Cada músculo en mis brazos me pesa como si hubiera hecho levantamiento olímpico, la espalda está hecha un desastre, los muslos, las pantorrillas todo me duele y no hay Rocainol que me lo quite ni Aspirina que haga efecto. Porque lo que me duele es, como decía Carl Sagan, la memoria celular.

La liberación de los recuerdos es un ejercicio maratónico. Y acá entre nos, eso de irme en bici a la oficina lo hago por que no soporto el camión, ni el tráfico.

10 Comentarios Agrega el tuyo

  1. marujims dice:

    Te entiendo por que padesco lo mismo que tu y como en AA solo los que lo hemos vivido lo entendemos

    Me gusta

  2. Anonymous dice:

    Si le tienes que dar duroa la bici. Pasaba por ahí cuando tomaron las fotos para el aniversario de patapirata y si te hace falta el ejercicio. Las que no son bonitas tienen que esforzarse el doble ya no por agradar si no por no desagradar

    Me gusta

  3. Marujims: Gracias por pasar por acá a comentar. Creo que es importante que aunque no se entiende al 100 más que viviéndolo, lo compartamos para que quienes nos padecen sufran menos.Anonymous: Muchísimas gracias por el stalkeo, primero. Mira que lo hiciste bien. Segundo, hay varios posts sobre mis problemas de adicción a la comida donde tus comentarios sobre mi "gordura" tal vez vendrían un poquito más al caso. Y de desagradable a desagradable: tienes buena ortografía. Menos mal.

    Me gusta

  4. Encontré esto, que lo debes tener seguro ya más que claro. El blog en sí es interesante. http://psiqueyeros.wordpress.com/2012/04/03/aspectos-clinicos-de-la-depresion/

    Me gusta

  5. mike chávez dice:

    Las palabras venenosas o las conversaciones que inician con un reproche no llegan ni a mis oídos ni a mi alma. No estás gorda, estás pasada de buena. Mi estimado Anonymus ojalá pudieras ver almas, la dueña de este blog tiene una despampanante, apórtale algo bueno al universo o de plano respeta la belleza del silencio.

    Me gusta

  6. Ana dice:

    +10 000 000 000 Amén, Mike.

    Me gusta

  7. Beto dice:

    Chale, un güey que no se atreve a poner su foto para comentar sobre la fealdad de otros… bien congruente el pedo. En fin. Abrazo Mota.

    Me gusta

  8. Mi Bob. Gracias por el abrazo. Para cómo van las visitas a este post, creo que tendré que investigar quién es el anónimo para ir a tomarle medidas para tejerle un suéter. Jajajajaja. Benditos trolls, no saben ni pa'quién trabajan.

    Me gusta

  9. Judith Pi dice:

    ¿Por qué no hay "Like this" aquí?

    Me gusta

  10. Judith Pi dice:

    ¡Ay sí! ¡Ay sí!Soy Anonymus y pasaba por ahí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s