La cabeza llena de silencios.

El peor momento para un escritor es tener ruido gris en la cabeza. No hay nada que nos intimide más. No hay hoja en blanco que nos asuste más que cuando la cabeza guarda silencio y no sentimos más que mareo en el corazón.

Para los escritores las palabras son el marco que sostiene el templo donde nos resguardamos. Y sin ellas, los temblores, los remolinos, las tormentas se apoderan de cada espacio que tenemos libre y destruyen la nada de la que sacamos todo.

Hoy estoy llena de silencios.  Rezo por buen clima.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s