>Como oso con canasta de huevos

>

El primer día de trabajo en una oficina sucedió hace unos 6 años, en Editorial Motorpress Televisa. Mi ansiedad fue tal que regresé a la casa con chorro, colitis y gastritis que, la doctora del servicio médico de dicha empresa diagnosticó dos semanas más tarde como: “Gastritis Televisa”.

Aquel día, a la hora de comer, el gran Pepiro se acercó a mi lugar y dijo: Tsacomer, ¿no? Yo contesté, apenas, un “nograciasquemequedoaquí” con una voz que se iba diluyendo mientras el resto de los compañeros se le unía en un éxodo masivo al comedor de la empresa.

Los meses que pasé en esa oficina fueron caóticos, López Obrador tuvo la genial idea de cerrar Reforma y hacer que mi trayecto durara, en vez de 45 minutos, 3 horas. Mi jefe decidió especializarse en lanzar mocos al compañero del cubículo de enfrente usándome como red divisoria. Mi incapacidad por apasionarme por una revista que se veía impedida para escribir lo que quería porque el mercado exigía otras cosas terminó por pasarme de largo y matar todas mis ganas de escribir.

Del paso por la hoy extinta Editorial Premiere… mejor hablamos en otros 5 años. Los cabrones me siguen debiendo dinero.

Hoy fue mi primer día de trabajo como Copy Senior en Wunderman. Llegué una hora antes (mal calculé el tráfico). Caminé un poco a la hora de la comida. Creo que soy la menos tatuada entre los tatuados de la oficina. No soy la única con las “uñitas pintaditas de negro”. Ni la única que usa Dr. Martens. Mi pelo rosa es como normal. De hecho pasé desapercibida.

Pero todo eso no es noticia de primera plana, la que se roba el horario estelar es: entre todos, era la más tranquila.

Lo juro por mi jefecita que está en el cielo y me mira con cara de incredulidad. Hoy, yo no era mi acostumbrado oso con canasta de huevos, a punto de tirarlos en su intento francamente ridículo por protegerlos. Hoy yo era… Balú cantando Hakunah Matata.

En mi oficina hay un tennis colgando de una lámpara en el techo.

El futuro pinta como Bob Ross… y atrás del tennis se esconde una pared feliz.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s