Las alianzas nos hacen fuertes

El viernes pasado se llevó a cabo el décimo Viernes PataPirata del año. Un éxito total: no sólo llegó mucha gente y nos siguieron otros tanto por la transmisión en Ustream.tv si no que se hizo sentir nuestra alianza con Mely Mar. Alianza que no habíamos anunciado oficialmente.

Por ahí del VPP de septiembre, Mely nos hizo el honor de acompañarnos casi todo el día. Su compañía es una delicia, y conocerla durante estos años de patapiratismo ha sido muy alentador. Mely acompañada de su marido, Juan Carlos Mar, han conseguido -prácticamente solos- dar en adopción 100 animales. Ese registro es altísimo para un par de animaleros armados como la mayor parte de nosotros, de voluntad y sueños.

Poco después de ese día le propuse a Mely, en un romantiquísimo mensaje por msn que se casara con el PataPirata. Creo que la proposición le cayó como balde de agua fría. Me dijo muy tímidamente: ¿puedo pensarlo? ¡Claro que podía pensarlo! Los días, los meses, los años que quisiera.

La historia de Mely en el animalismo y la mía se parecen mucho, aunque debo aclarar que creo que ella ha hecho mucho más por la causa que su servilleta. Nuestra labor en PataPirata se ha concentrado en la información, en buscar maneras de difundir nuestra causa, sus objetivos y razones. La de Mely es la de la chamba sucia: rescatar, bañar, vacunar, esterilizar, promover, dar en adopción, dar seguimiento. Esa es la tarea más pesada. En su sitio -construido con la paciencia de un esposo- las adopciones tienen un lugar principal. En el nuestro -construido con la desesperación de la ignorancia en diseño web- la información es primordial. El matrimonio parecía inevitable.

Yo me fui de viaje, trabajé, patapirateé y lentamente fui dejando que Mely se tomara su tiempo, que madurara nuestra… mi propuesta, porque no era sencillo, le ofrecía sumarse a PataPirata, dejar de pagar doble hosting, unificar diseños, hacer que nuestro esfuerzo fuera conjunto y al consumarse la propuesta, mucho del nombre de Mely y su reputación se fusionaría con la nuestra, tanto ella como nosotros perderíamos y ganaríamos seguidores. No era una decisión fácil.

Volví de mi viaje, abrí el msn y un mensaje de ella brincó en mi monitor: ¡Sí! ¡Acepto!

A partir de ese mes Mely y Juan Carlos Mar son parte importantísima, vitalísima del PataPirata y pronto, gracias a esta fusión, verán cambios en nuestro sitio y nuestros blogs, pero lo más importante, ya han visto cambios en nuestra manera de promover a nuestros adoptables, ya estamos más activos en esa tarea.  Y yo no tengo más que palabras de agradecimiento y orgullo, me siento honrada de su “sí” y sé que nuestra alianza será bendecida con muchos logros.

—–

Al VPP también acudió Luis, conocido en Twitter como @SirLwK A título personal, yo le debía una disculpa. A titulo del PataPirata, le debía disculpas a todas y a él. Total que yo estaba cagada y Luis tuvo la generosidad de asistir para hablarlo y confirmar que sí, que la cago, pero que aunque me duela, lo acepto.

Le agradezco mucho a él y a Mariana, a Diego, a Paola y a toda la gente que se involucró en el caso del rescate del perro en las vías del metro en Tlalpan por haberme permitido escribir, hablar y confirmar que sí, las organizaciones somos una mierda…. pero que todos somos PataPirata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s