Por la pura recreación.

Siempre que estoy estresada me acuerdo de esa escena en Volver al Futuro III cuando Doc, totalmente histérico, les platica a los borrachales de la cantina, cómo en el siglo XX la gente corre por recreación, por hacer ejercicio.

Ese pasado imaginado -visitado en el futuro ya no muy lejano- no “sucedió” hace mucho. El pasado, al menos cómo lo describen en esa película (con vasos de agua potable de color café) es el presente de muchos lugares, los más, en nuestro país. Pero yo nací chilanga, vivo en un presente muy particular, muy diferente al resto del país, pero muy igualititito a millones de personas que vivimos esperanzados en algún día tener fuerzas, ganas y tiempo de correr por recreación.

Hoy me desperté a deshoras, a mis deshoras. Eran a penas las 10 de la mañana cuando ya estaba atendiendo asuntos laborales… y no paré. Son las 12:40 del día siguiente -del futuro muy cercano- y resulta que, como el resto de los millones de chilangos, debo ir a dormir para poder trabajar mañana. Ya no salí a correr con mis perros… para mí, es un sacrificio pequeño, para ellos…. Me lleva la fregada. O varo para las croquetas o tiempo para que caminen.

Mientras me despido de mis obligaciones sociales (porque eso son, obligaciones, porque resulta que cuando uno está sano -no deprimido, no distímico- se siente con la necesidad de comunicarse con el mundo) descubro que no he posteado en este blog hace mucho tiempo. Y que debo empezar a justificarme como miles de bloggeros: he estado ocupada, tengo muchas cuentas, muchos blogs, muchos sitios qué atender…

¿Qué no esto de internet y bloggear y tuitear y feisbuquear era un asunto de relajación?

El marido, el gran Emperador Galáctico, tras miles de súplicas/chantajes se unió a Twitter. Sus amigos lo han hecho hace mucho y yo siempre pierdo sus pitidos electrónicos en mi TL. “Tuiteas demasiado, esto ya es una adicción”.

Me lleva la fregada…  El futuro me alcanzó y ahora me pagan por tuitear. Gracias a eso puedo pagar las medicinas y las consultas que me sacaron de la depresión… que me dio, entre otras cosas, por no saber cómo vivir en el mundo, por no saber cómo comunicarme con el resto de los habitantes del planeta. Y ahora… hablo de más, tuiteo de más… Y yo lo que quisiera, es volver a mi blog, por la puritita recreación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s