Twitter killed the blogg star

Hace un buen que no actualizaba este blog. Por tener muchas cosas que hacer pero en parte también por el pinche twitter  Warpig dixit.

Hace como dos meses, como he pregonado hasta el cansancio porque todavía no lo supero, entrevisté a Elán. La cacofónica música padece de tuitismo y está encadenada a su Blackberry. Mientras la entrevistaba el aparatejo no dejaba de vibrar, pero como por fortuna le gustó lo que platicábamos, le pidió a una de sus acompañantes que se hiciera cargo al son de: “Take this thing. I don’t wanna be interrupted”. Bueee… me hizo la semana. Me sentí más importante que Ashton Kutcher.

Entre las muchas preguntas que cabildeamos en aquella primera sesión, estaba el tema Twitter. Como ustedes saben, yo me he ido resistiendo a las méndigas redes tanto como he podido hasta caer como las peores. Y en el momento de entrevistarla entendí que me daba miedo caer en una red social por miedo a diluir mis ideas. A que esas cosas que pienso se fueran lentamente desvaneciendo en el timeline.

Mi adoradísima Nena Mounstro, quien hoy se autodefine como twitstar -y lo peor, es que algo de razón tiene- ha ido abandonando … nel, ya abandonó su blog y vive presa de su Motorola donde tuitea hasta de qué color se pone. Es tal el éxito de la Nena que el PataPirata ha ocupado su fama para acomodar animales con éxito. Es tal el éxito de la Nena que no puedo tomarme un puto café con ella sin que aparezca un cabrón que conoce. Es tal el éxito de la Nena que ya no escribe, como antes, como cuando nos “enamoramos” bloggeramente.

De entre mis romances bloggeros he ido “conociendo”  a sus autores por el méndigo pajarraco virtual, así que  So, conocida en todos lados como la autora de Blog y Lana, es una asidua tuitera quien me ha favorecido con su diálogo. Finísima persona, quien escribe con la misma ligereza, gracia y desfachatez que Millet en La Rifa del Tigre, también me ha permitido “dialogar” con él a tuitazos. Así que Twitter va recobrando el poco sentido que yo le veía.

De cualquier manera me he resistido a caer en las tentaciones de convocar a que me sigan, y borro a cuando perfil poco confiable se agrega a mi Time Line. Básicamente, si enseñas las tetas y tienes mala ortografía, olvídate de que te conserve.

En mis intentos porque el PataPirata exista, porque ayude tanto como me imagino podemos ayudar, nos hemos agregado a la Twitósfera y hemos tenido más éxito del que pensaba. Como en los casos descritos antesmente en este texto. Gracias a esto, hoy el PataPirata necesita por primera vez en dos años, un asistente de mis labores: por fortuna apareció @wupik… razón por la que hoy, puedo escribir, como antes, sentada en el WC, sin que nada patopirato se interponga.

Cuando le pregunté a Elán si ella no sentía que las ideas se diluían al soltarlas en las redes, y entonces no utilizarlas en canciones, me contestó: “Si tienes tan pocas ideas, estás frito”.  FUCK. Epic Fuck.

Supongo que cuando uno intenta escribir un blog tiene más oportunidad, más necesidad de escribir que cuando se escribe un álbum. Sabrá… Como sea, en eso me llevan ventaja @Sempere y @blogylana que a diferencia de @nenamounstro y yo, siguen escribiendo DIARINA en sus blogs.

Debe ser que la reina y yo, no somos tan listas como parecemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s