Me hice vieja a principios de abril

Durante las últimas dos semanas estuve diseñando el nuevo sitio del PataPirata. Debo aclarar, antes que las confusiones sucedan, que no soy diseñadora, que no estudié diseño, que “le sé” al jotochó y que le he tenido que aprender al HTML por el PataPirata, pero hasta ahí.

El 6 de abril acabé con mi parte. El resto le toca a super Ju.

El 7 dormí. El 8 me invitaron al Autódromo Hermanos Rodríguez a tomarme fotos y manejar dos vueltas en un GTI. Dos. El 9 dormí y luego fui gustosa a mi lugar favorito en la vida. El 10 intenté. Algo. No sé qué fue. Y vi como la casa se estaba cayendo de sucia. Y el refri estaba vacío. Y las carnazas de los hijos se habían acabado. Y no he lavado las sábanas. Y no he aspiratdo. Y así se me han ido juntando los días y hoy que apenas es 12, siento que el 6 de abril fue hace muchos meses, cuando aguantaba desvelarme, cuando mi cuerpecito con 12 kilos de sobrepeso podía hacer una vida más ágil, como más entretenida.

¿Cómo se sabe que el cuerpo ya se hizo viejo? ¿Que uno ya no tiene 15 y ya no se debe andar con esas locuras de la juventú?

Yo me acuerdo que hace unos cinco años adoraba poner música, agarrar el trapeador y ponerme a limpiar la casa casi con cepillo de dientes. Quedaba todo reluciente. Bañaba a las hijas (que en ese momento eran dos y juntas no pesaban lo que la cabeza de una de las de ahora); sacudía las colecciones de libros, de coches, de juguetes, aspiraba los tapetes de Storm Troopers y hasta me cocía una colcha de cachitos. Y ahora, doy un trapazo y la pila ya no me alcanza para terminar de despejar la mesa del comedor que está francamente fastidiada de que la ocupe de escritorio.

Y extraño meterme a la cama y sentir que se me relaja la espalda y que no me duelen las piernas, ni los pies. Y que la almohada se me inunda de pendientes: “cambiar la cita en el doc, ir a recoger el cheque, insistirle al editor que te dé chamba, no te olvides de limpiar la cocina, por favoooor trapea el comedor, estaría bueno que te deshicieras de la ropa que ya no te queda… y que bajaras los 12 kilos que te sobran… carajo cómo me duele la espalda, ¿por qué demonios no me puedo relajar? Uff. Que no se me pase pagar la luz. Qué cara llegó la luz…”

Ah cómo extraño ser joven, neurótica y clean freak. 

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Zorombático dice:

    >Ya empezaron los achaques??? Lo más bonito de ponerse viejo es que encuentras el modo de hacerlo mejor, más rápido y más barato que hace diez años. No se apure Doña Eme, baje esos doce indeseables, coma bien, libere endorfinas y disfrute de la vida… y siga escribiendo tan bonito como usté sólo lo hace.

    Me gusta

  2. María dice:

    >Qué cosas ¿verdad Zorombas? Fíjese que el sobre peso sí ha sido producto de mi negligencia muy ayudado de mis chochos. Resulta que es un side effect. El Prozac da ansiedad, y el Epival literal, genera una sensación de hambre. He estado tratando de dormir. Eso ayuda. Pero yo no sabía que el sueño es una de esas cosas que se van cuando uno crece. Muchas gracias por los eulogios. Se le quiere.

    Me gusta

  3. Özer dice:

    >Como dice Mr. Zoromb, con la edad aprendes a economizar energía. Y a aplicarla donde de veras hace falta. Por experiencia te digo que el ejercicio vigoroso ayuda mucho para elevar los niveles de energía y para dormir mejor. Yo solía despertarme varias veces por la noche y me costaba trabajo volver a dormir. Desde que hago ejercicio regular duermo 6 o 7 horas de corridito, lo cual es genial. Ya sabes, al principio te sientes fatal, pero ya aprendí que la onda es cansar al cuerpo (sin lastimarse) y mantener la mente despierta.Grandes abrazos 🙂

    Me gusta

  4. Bruja marina dice:

    >Hola:Solo quería compartir contigo que ya no me da pena: El viernes comienzo ir a terapia… ora sí "diadeveritas". Gracias porque tu post me inspiró.Saludos Kutusha.Ah! No he olvidado la receta (Ha sido la más cacareada jajajaja)

    Me gusta

  5. Doña M dice:

    >Özer linda, estoy haciendo ejercicio, el problema es que no lo haga regularmente. Prometo disciplinarme. El otro día me tuve que salir de la cama para subirme al Wii, fue la única manera de conciliar el sueño. ¡Kutusha!¡Me sacaste las de llorar! Muchas gracias por decirme esto. Y mucha suerte en terapia. Como dice Özer, es cosa de hacerlo regularmente. La constancia es lo más importanteYo perdí mi cita de este mes… estoy de un enojado… Pero la cosa es levantarse de ese enojo y seguir. Esta semana, mis jefes notaron mi mejoría y me asignaron chambas que antes ni a golpes. Vas a ver que todo mejora.Mucha suerte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s