>Y de leer, ¿qué hay?

>Mientras fui estudiante de la Escuela de Escritores, un mundo entero se abrió ante mi. En casa proliferaban los libros sí, pero sobre Historia, Economía, Sociología, Psicología. De literatura… lo más lejos que llegábamos era El Principito o El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha… mismo que leí en tres versiones.

No había García Marquez, no había Paul Auster ni Juan Millás -mis tres amores, pero una vez que descubrí esto de escribir por gusto y para el gusto me volví adicta.

Hoy, los escritores consagrados son todavía más inalcanzables que antes, cuando sólo ellos eran leídos, cuándo sólo ellos contaban con el privilegio de tener lectores por toda la orbe. Hoy somos tantos, muchos inmerecidamente, quienes publicamos sin el trámite de un editor guíandonos en el camino que es imposible pensar en encontrar con facilidad un buen escritor, un garbanzo de a libra, un hallazgo literario. Hay tantos lugares dónde buscar, tantos textos qué revisar que es evidente que somos más quienes escribimos sin gusto, ni a gusto que quienes sí lo consiguen.

El último Saramago que me eché con placer fue uno que pronto se convirtió en best seller y guión de película. Después de eso, nada.

Extraño enamorarme de un libro. Uno como cualquier amor adolescente, ese que te buscaba entre los pasillos de la secundaria y te sonreía sin que los demás vieran pero sabía que te hacía sentir cada uno de los vellos en la piel. Un libro que te seduzca por encima de los blogs de mis colegas, por encima de las notas en Facebook, de las postales en PostSecret, de los programas de investigación policíaca…

Pero encontrarlo, encontrarlo ahora cuesta más trabajo. Y si el amor no se busca, ¿por qué hay que buscar los hallazgos?

Un comentario

  1. Zorombático

    >Ayyyy me cai que usté si escribe bien bonito!! Me encantó lo de los amores de adolescente y de secundaria… pus dirá que soy bien facilote, porque yo me sigo enamorando con una ligereza de púber; no hasta el proto suicidio de cortarme las venas con galletas de animalitos pero, en cada libro que leo, me siento acariciado por letras que me inspiran y me llevan a otros territorios donde no lo hará la tv.Le mando un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s