>Una de estas verijas, no es como las otras…

>Ayer leí que en la música no hay nada más grande que Taylor Swift… y yo creo que es bien bonito que una niña tan chiquita sea tan talentosa, y tan famosa y tan tan, pero creo que a la gente que decidió eso le dio miedo decir que Lady Gaga (y eso que ya la alucino porque suena en todos lugares) se comió el año de dos mordidas. Les dio miedo. Porque ella les da miedo.

Y a mí, me da miedo estar de acuerdo por primera vez en muchísimo tiempo con el partido que me ha ídem la cotidianeidad. El estética, social, económicamente ofensivo árbol de Pepsi “plantado” a un lado de La Palma sobre Reforma; la pista de hielo; los acarreados, los pleitos, los dimes y diretes se los perdono por la sensatez (o el interés electoral) de aprobar lo que nunca tuvo por qué ponerse en tela de juicio: el matrimonio. No aclaro entre quién y quién porque es ofensivo que uno tenga que estar contando verijas (literalmente) para reconocer el amor.

Hoy quise enojarme porque los panistas fueron a pedir que declaren inconstitucional la moción aprobada hace unos días. Y luego leí los comentarios de los lectores de El Universal y cómo consideran una aberración, un fenómeno anormal que existan personas que les guste algo que a ellos no, algo que, evidentemente, no entienden porque no han contado verijas.

Sentí como… ternura. Más que enojo, sentí como… sí, ternura. ¿Recuerdan la primera vez que vieron a una persona con ojos de “este es diferente a mí? Para mí ese fue Sawi, un niño del preescolar que era güero con ojos grandotes. Ese niño güero tuvo a bien meterme en un bote de basura porque “todo lo negro debe estar en la basura”. Sabrá quién se vio “diferente” primero, si él a mí o yo a él.

La primera vez que entendí que a la gente le gustan cosas diferentes que a mí y que eso es como medio mal visto entre los demás, fue cuando me rapé la cabeza y mi papá me preguntó si era lesbiana. Yo tenía ganas de preguntarle cómo le hacían las lesbianas para fornicar, porque no entendía cómo daba la anatomía para eso; pero supuse que si mi papá creía que porque me había cortado el pelo me había dejado de gustar el chavo guapo de mi escuela… pos tal vez él tampoco sabía.

Un día supe que había personas que sienten orgasmos sólo con sentir presión en alguna extremidad del cuerpo. Y que hay a los que sólo se les sube la presión pélvica con ver vacas, o señoras pasadas de peso, o pelones chaparritos, o mujeres con siliconas, hombres con esteroides. Bueno, hasta me enteré de un chimpancé que estaba enamorado de una labrador.

Las verijas… qué importantes son para todos. Lo que sigo sin entender es por qué, siendo taaaaaaaan importante ver quién se excita con qué, no aprueban una ley donde todos andemos desnudos y se nos note.

Mis vidos tan lindos los que tienen miedo. Deben tener más hemorroides que cráteres la Luna.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Zorombático dice:

    >Mi querida Doña Eme, me encanta la idea de andar desnudos; sería tan bonito andar con las verijas al aire… nos preocuparíamos por miles de cosas más importantes que el pudor, ese pudor tan primario, que suena como a primate pero que ni a ellos les importa.Volvamos al punto de los matrimonios gays; ¿por qué algunos sectores como la Iglesia y el PAN son tan obtusos? ¿la gente no tiene derecho de hacer una sociedad conyugal simplemente por ser del mismo sexo? ¿por qué tanta discusión si se está hablando de un papel firmado entre dos seres humanos que merecen derechos porque ya cumplen con obligaciones?Mis mejores deseos para usté y el Emperador.

    Me gusta

  2. Anonymous dice:

    >¿Y sobre la adopcion?

    Me gusta

  3. Doña M dice:

    >Yo no quiero ser mamá. Nunca quise. No me interesa. No entiendo cómo alguien que vive en este planeta (a punto de ebullición -literalmente-, cada vez con menos agua, con menos comida, con más basura, con menos ecosistema, y sobre todo con más gente) se atreve a reproducirse. No lo entiendo.Lo he dicho muchas veces en este blog: la reproducción humana, al ser voluntaria, me parece terriblemente naca.Pero como también existe la involuntaria (cosa todavía más pinche) hay un friego de futuros adultos que no tienen dónde vivir. Y peor qué eso, hay un montón de personas (me vale qué les guste que tengan sus intereses sexuales entre las piernas) que se mueren por ser papás o mamás.Yo no le veo la gracia. Los bebés son latosos, ensucian todo, babean, dejan enmielados los muebles. Lo mío, lo mío, son los animales cuadrúpedos, no los bípedos. Entonces, evidentemente, cualquiera CUALQUIERA cualquiera que tenga suficiente paciencia, tolerancia, amor y Windex para querer vivir con un bebé, y su única oportunidad para hacerlo es adoptar, se merece mi absoluta admiración.¿Por qué necesitarían mi permiso? ¿O mi opinión? A mís papás nadie les dijo: síiii aviéntense, están más que calificados. Ejem, ejem.PD. Hay cosas más nacas que reproducirse, es verdad: Pagar tratamientos para conseguirlo. PUAJ.

    Me gusta

  4. -NaTs- dice:

    >La familia es la base de la sociedad, y deberá ser protejida siempre, algo a´si dice la constitución. Ahora bien, no se supone que al "matrimoniarse" dos personas están empezando a construir una familia??? entonces por qué el Esado atenta contra su núcleo fundamental o algo así?? eh eh?!?! malditos conservadores mentescuadradas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s