>Reflexiones sobre un monitor roto

>Mi monitor está agonizando. Tiene rota… algo así como la tercera parte de su ser. Un punto se craqueló y rápidamente provocó decenas de grietas en el LCD y manchones en las celdas. Ahora mismo escribo mientras a la izquierda de esta ventana, una gran araña tecnológica y digital amenaza con apagar para siempre este cuadrito de 13 pulgadas de avance tecnológico.

Hay un pequeño duelo en mí que se ha negado a salir. Y de golpe me cayó cuando intenté leer el periódico al mismo tiempo que platicar con alguien vía messenger. El monitor tiene útil a penas unas 8 pulgadas y no puedo escribir y leer al mismo tiempo…Wait… No puedo, ni con 80 pulgadas, escribir y leer al mismo tiempo.

Esta ilusión que nos brindan los gadgets. “Humanos escuchen: son omnipresentes, son omnipotentes… en el marco de su mundo tecnológico y lleno de botones, lo pueden todo”. Hoy no podemos estar en paz en la fila del banco, del doctor, incluso en el transporte público acompañaditos de nuestra soledad. Siempre estará un juego en el celular, el messenger en un smart phone, la laptop en el café conectado con red inalámbrica. La soledad es un concepto que evadimos a toda costa, al precio que sea, con meses sin intereses de ser posible y en ofertas de fin de año.

En los coches modernos, el GPS nos acompaña, como antes hacían los papás o el guía del grupo Scout, para llegar del punto B al punto A. Y si por alguna razón se nos ocurre pensar de más, digamos, de manera independiente, siempre tendremos la compañía de la radio hablada -donde casi todas las palabras son comprados por los patrocinadores-, las dulces melodías del pop de los 80, 90, y más, y por si todo falla, los espectaculares que abarrotan los escasos horizontes en las ciudades.

Ya no hay soledad. Y ese hueco que sentimos a veces, que nos dice que tenemos que “llenarlo” con algo, eso que se siente roto como mi display, cada día tiene más sustitutos. El de mi monitor cuesta 800 dólares. Pero creo que estoy aprendiendo a querer su intrincada, cada vez menos clara, metáfora sobre la soledad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s