>Más pastillas, más fe.

>
Recientemente me he topado con dos realidades, dos puntos de vista sobre las medicinas psiquiátricas. Una, aclara que son cosas que se ponen de moda, que de hecho, ahora se receta Prozac porque Martha Sahagún lo puso de moda por dárselo a Fox.

Otra, dice que los psiquiatras sólo recetan 4 o 5 medicinas porque en realidad no saben qué es lo que está afectando tu cerebro. Que recetan esas medicinas como en la Nasa mandan un cohete al espacio … al enorme, infinito espacio, para alcanzar una distancia que suena muy lejana de la Tierra, pero que no es más que un par de pulgadas en el talle del universo.

Ambos puntos de vista no afectan mi forma de ver los “chochos pa locos” (dijo una de mis colegas cuando tras pedirme que le presentara a algún amigo me aclaro que “no me vayas a presentar uno de tus amigos que toman chochos y van al loquero ¿eh?”). Se me ocurre que mucha gente le tiene miedo a saber si lo que le pasa, lo que siente, también lo siente alguien más y eso los hace menos especiales de lo que creen, menos individuales. Creo también que mucha gente intimidada por enfrentar eso que se ha acostumbrado a sentir -como una piedra en el zapato-, difícilmente cree que un chocho le puede ayudar.

Sin embargo creen en ponerle listones a San Charbel, en colocar un espejo con una estrella pintada a la entrada de la casa, en regalar becerros con monedas de chocolate a fin de año.

¿En qué cree la gente y por qué? ¿Y por qué termina acomodando todas esas cosas en las que cree en un manojo de supersticiones y le va restando lentamente profundidad a ese otro chocho, igualmente poderoso, igualmente criticado, y que provoca el mismo miedo… por qué terminan encuerando la fe?

¿Qué me han hecho a mí los chochos? …. Estoy más conectada con lo que quiero. Estoy más segura de comunicarlo. Cargo con muchas menos culpas… y en este mes, que han habido temas escabrosos qué vivir, noto que comí más y limpié menos. Pero tampoco me estoy cortando las venas por eso.

¿Qué tanto hay de fe en la ciencia de la psiquiatría y cuántos ortodoxos creen en el rigor, en la inflexibilidad que impide probar algo nuevo?

Imagen de http://www.antishockart.com

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Özer dice:

    >Muy cierto. He visto de cerca los efectos de los chochos, para bien y para mal, y he llegado a la conclusión de que bien recetados, son una excelente plataforma para la recuperación del paciente (ay, soné como "profesional de la salud"). Lo malo es que algunos doctores los recetan para complacer al paciente, o los pacientes los exigen sin saber si los necesitan o no. Y muchas veces se confía en el medicamento per se, y no como lo que es, un apoyo en el proceso (terapia) de la persona. ¡Muchos saludos!

    Me gusta

  2. Anonymous dice:

    >En mi opinión los medicamentos psiquiátricos sirven…. solo si tú quieres que sirvan….

    Me gusta

  3. Anonymous dice:

    >Yo creo que lo mas dificil escurarte espiritualmente en la mayoria de los casos, igualmente que lo dificil es por la dificultad de aceptar que esta enfermo.

    Me gusta

  4. -NaTs- dice:

    >Imagínese que la mente es más desconocida para el hombre que el Universo, sabemos qué distancia hay de nuestra galaxia a la siguiente, sabemos que a quién sabe cuantos millones de años luz hay un planeta el cual sólo está iluminado de un lado por su estrella y que éste es de un metal y por eso aunque un lado esté todo el tiempo oscuro, está a la misma temperatura que otro. Ahora que yo soy de la parte que toma chochos creo que si vas con un buen psiquiatra y tomas tus pastillas como debes el progreso será evidente. Aunque si me pongo a pensar a largo plazo, no quiero estar atada a tres pastillas al día en mi vida, auqnue b ueno, las dosis van disminuyendo, y sí, como usted, hace muuucho más hambre, me siento más relajada y ya no cuesta trabajo llorar.=)

    Me gusta

  5. Doña M dice:

    >Esoty bastante intrigada con la reacción que ha tenido este post. Me gusta darme cuenta que muchos de nosotros salimos del clóset y decimos abierta y sin culpas pero tampoco de manera contestataria: sí, le hago al chocho.También me doy cuenta de cómo el chocho es un poco como el sexo, como el dinero, como las relaciones laborales: nadie sabe bien a bien de qué se trata, pero todo mundo habla al respecto y tiene una opinión.Muchas gracias a todos por compartir… Me ponen a pensar en que tal vez sea bueno escribir más sobre la vida enchochada.

    Me gusta

  6. Zorombático dice:

    >Doña Eme, llego tarde, pa variar. Yo soy hijo de médico y primero aprendí a interpretar el vademecum que el Nuevo Testamento. Amo los chochos y los farmacos. Sin embargo, en octubre del año pasado, mi cuerpo cambió como una quinceañera y me volví alérgico a varios AINES. Me tuvieron que hospitalizar, casi me muero.Back to reality, ahora solo me meto aspirinas y tesitos naturistas.Pero los chochos son lo máximo. Insisto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s