>"¿Qué tanto me querrán?" … Just beat it

>
Yo habré tenido unos 8 años. Mi hermana mayor estaba pasando por una de sus crisis emocionales más fuertes y el lenguaje psiquiátrico era el único que se conocía en mi familia. Desde entonces se analizaban las actitudes, los gestos, las palabras de todos intentando diagnosticarnos entre nosotros mismos… tal vez por el miedo, por el presagio que sentíamos de que un día nos convertiríamos en ese fantasma que era entonces mi hermana.

Psicosis, neurosis, personalidad adictiva, las 9 personalidades de Jung, el Eneagrama, ¿qué sabía Freud?, pero tú sí quieres a tu mamá y deseas a tu papá ¿o no? A los 28 se te botará la canica… o no. Tal vez sí, pero tal vez nunca y no debes vivir con ese miedo, pero tenlo presente.

¡Coño! Como le dábamos bola al tema….

Yo no sé si es por eso que desde niña estoy semiobsesionada con los locos. Me fascinaba leer sobre Hitler, sobre Echeverría, sobre Sybil. Y luego, cuando la cultura pop se apoderó de todo, me resultaba muy sencillo ver esas características en los famosos…. famosos.

¿Se acuerdan de ese concierto de Michael Jackson en el Dangerous Tour?, ¿cuando empezó a hacer ese “truquito” suyo de quedarse parado larguísimos minutos al pie del ventilador y el escape de humo? ¿se acuerdan cómo se mantenía estático como si fuera una escultura de sí mismo, casi sin reaccionar ante el evidentísimo frenesí de los fans que no sólo lo sentían único, si no casi sagrado?

Había algo en la cara quirúrgicamente maltratada de ese hombre, que hacía dudar a cualquiera sobre sus capacidades receptivas. Era como si no se diera cuenta de lo mucho que los demás lo idolatraban.

Siempre me han gustado las entrevistas, las recuerdo con mucho gusto y las saboreo mucho tiempo después. Cristina Pacheco entrevistando a Bosé y enojándose, sorprendiéndose cuando él revela casi sin sentirlo (eso es lo importante en una entrevista) que todos los días escribía un cuento y todos los días los quemaba.

Las muchas entrevistas “especiales” que dio Michael Jackson siempre revelaron (diría mi psicoanalítica familia) cómo carecía de autoestimo, síndrome mesíanico, depresión profunda, disforia… Que básicamente me recordaban una película que vi de niña con mi mamá… ustedes disculparán, no recuerdo el nombre, pero recuerdo claramente la escena.

Había una hombre en sus cuarenta, vestido de negro, cubierto con un sombrero, agazapado tras un árbol, observando muy de lejos un funeral. Su mano estaba pegada contre al arbol haciendo un puño y cubriendo parte de su boca. De sus ojos corrían lágrimas pero su rostro se mostraba enojado, frustrado. Entonces la toma del funeral se abre y se revela cómo sólo 3 personas asisten y lloran con algo de contención.

El hombre tras el árbol era quien debía estar en el ataúd, y puede observarlo porque estando muerto, pide un último deseo, algo que había deseado por muchos años: ver su funeral para comprobar quiénes lo querían.

Mamá dijo: ¿Ves? Eso es manipulación, eso es megalomanía, eso es incapacidad de amar, eso es insatisfacción crónica, blablabla….

La imagen se me quedó muchísimo tiempo. Y como mi vida ha estado muy bien acompañada por la muerte, es difícil que la olvide.

Tengo gripa y estoy echada viendo la tele. Marido me preguntó hace rato si no estaba viendo las noticias. Entonces supe que Michael Jackson parecía estar muerto, que faltaba confirmación oficial.

Pensé luego luego en sus conciertos, en su imagen estática en el viento artificial, en su salida de la Corte cuando se trepó a la camioneta a hacer un par de pasos de baile, cuando llamó racistas a los ejecutivos de Sony, cuando su cirujano plástico reveló que Jackson le había pedido parecerse a Peter Pan, que estaba obsesionado con nunca envejecer.

Pensé en su llegada a la Corte en pijama, en el beso con Lisa Marie Presley, en su equivocada aceptación del premio MTV como Leyenda Viviente mientras él pensaba que estaba siendo reconocido como el Artista del Milenio… Pensé en Michael Jackson, sentado en algún lugar del hospital de UCL viendo a todo mundo correr por su muerte, por su coma, por su eterna enfermedad… y pensé en si estará satisfecho con este amor, y con las muchas demostraciones que seguirán por todo un año, y cuando cumpla 2 y 5 y 10 y cuando sus álbumes cumplan años…

Tal vez no. He just could’n beat it.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Zorombático dice:

    >Guauuuuuuu!!!! Que buen post! La felicito de verdad Doña Eme. Una prosa hermosa y elegante que envuelve una visión particular, muy suya de usté, pues. Para mi Jackson ni fú, ni fá. Tal vez escriba algo de eso. Sin embargo, no cabe duda de que edificó una manera diferente de percibir el mundo.Me encantó su post, que bárbara, de lo mejor que le he leído, y mire que soy fan…

    Me gusta

  2. -NaTs- dice:

    >estabas inspirada verdad? qué padre le quedó el post.Creo que, como corroboró la Señorita Monstrua, todos hemos sentido el miedo de que nuestra mente nos separe de lo que para los "demás" es la realidad. La mente es el arma más poderosa y todos vivimos en un sueño del que si queremos podemos despertar. (Véase en el animatrix http://www.youtube.com/watch?v=t_1HUrFWvXQ) bueno debrayo :)Qué cree? Padme sale conmigo a correr a un lado de la bici con correa y todo y lo hace muy bien, causa sensación! 😀 saludoss!! super post! kudos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s