>0 y van 2

>Ayer, mientras estaba echando una merecidísima jeta en mi sillón, el Emperador Galáctico entró a mi cuarto un tanto alarmado. Parecía jefe de campaña contra la influenza del gobierno del DF, alarmista, electorero e infundepánicos:

-Nena, hay un bshsbhsbbhbhsbhbhhb bhsbhbhh bhsbbhbhs bhsbhbh y necesito que vengas.

-¿Un qué?

– ¡Te necesito despierta! Un pájaro se metió a mi cuarto y Endor lo atrapó y ahora no sé si está vivo o no y …

-OK, OK, OK.

Dormida y sin lentes entré al cuarto de guerra del Emperador. La afombra de su recinto está hecha con tapetes de Storm Troopers y Darth Vaders, hay un sabutón y un futón y yo sólo alcanzaba a ver manchas azules y blancas.

-¿Amoooout? No traigo lentes, ¿me los pasas?

Abrió la puerta con más precaución que chino hablando con mexicano y me los pasó.

-¿Por dónde lo viste?

-Entre el sabutón y el escritorio.

Me encontré un pajarito tal vez ya en sus lates 40’s. Sus plumas no estaban brillosas ni sus patas rosadas. El pico era largo y muy curveado. Este chaparro no se cosía al primer hervor. Intenté atraparlo pero voló. Buena señal. Le pedí al Emperador un trapín. Lo atrapé con él y lo llevé a la microzona pajaril de nuestro castillo galáctico. Pajarito se acomodó en la bandejita del pan. Ya era de noche. Lo dejé que se le pasara el susto y me fui a mi cuarto a hablar seriamente con Endor y su incapacidad de jugar con animales más pequeños que él. No entendió.

Fui a visitar a Pajarito más o menos cada hora. A ratos respiraba muy agitádamente, a ratos dormía. En una de esas estuvo paradito en la bandeja del agua con la cola metida en el frío líquido. No, no. Eso está mal. Con el trapín rescatador le hice una casita entre la enredadera y el Palo de Brasil que murió en el pasillo de abajo y lo cubrí.

Me dormí. Soñé con cubrebocas y con canciones de Camilo Sesto puestas en Youtube. (He estado haciendo cubrebocas… bueno, ayudando en la línea de producción porque al hijo de la Señora Elda, dueña de la tienda de estambres donde aterrorizo clientas con ideas revolucionarias como matrimonios entre el mismo sexo, aborto, derechos animales y remates a tres agujas, le mandaron a hacer 3 mil cositas de esas, símbolos de los tiempos diría mi mamá).

Me desperté y lo primero que hice fue ir a ver a Pajarito. El trapín estaba revuelto, parecía que había volado, pero estaba escondido abajo del pan. Entiendo ahora que los demás pájaros vinieron a desayunar y no les interesó mucho el cadáver de su congénere, por lo que fue quedando abajo hasta que los hambrientos consiguieron desayuno. Pajarito tenía moscas que intentaban anidar en él. Les soplé. Se fueron sin alejarse mucho. Como que esperaban que me regresara a la cocina para dejarlas seguir con su “fecunda” labor.

Tomé a pajarito con trapín. Me puse mis overoles y mi gorro del calor. Tomé la pala enterradora de las cacas y bajé a la jardinera del edificio. Enterré a pajarito junto al Ficus.

Endor ya ha … jugado en el cuerpo de dos pajaritos en lo que va de este año. Uno tiene hijos, y los quiere, y los cuida, e intenta transmitirles lo que uno siente y cree… pero cada uno tiene su naturaleza.

A mí me criaron… mis papás sí, mis hermanos también, pero también Chuchi, Ilse, Raúl, Adelina, Bertha, la señora Castro, madres de mis amigas, amigas propias, gente que se cruzó, como Pajarito, por mi vida. Y aunque la señora Castro no crea en el aborto, yo sí. Y aunque Ilse nunca haya creído en la religión como un método de estudio, como la disciplina que permite crear la humildad, yo sí. Y aunque Bertha no haya sabido escribir, yo vivo de eso. Y aunque Adelina nunca quiso a mi madre, yo sí.

Endor juega con los pájaros, tiene su propia idea de la vida como los pájaros la tuvieron al ver el cadáver de mi Pájaro.

Si los animales tienen la capacidad de formarse sus propias opiniones, ideas e instintos y además, no sentir culpa u obligación por ello, ¿por qué nosotros andamos como locos creyéndole a todos mundo, apanicándonos por todos, confiando en teorías de conspiración dignas de Oliver Stone, en vez de abrir los ojos y ver más allá?

Los perros no sólo son los mejores amigos del hombre. Yo quitaría los amigos, y dejaría que son mejores que nosotros.

Beso sin cubrebocas a todos.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. angelbc dice:

    This comment has been removed by a blog administrator.

    Me gusta

  2. -NaTs- dice:

    >Caray, rescatar pajarillos, =( una vez que había llovido y hacía frío había uno en medio de la banqueta, lo recogí y lo puse en una cajita de cartón junto al boiler para que e calentara, murió a las 4 horas or so.. lo enterré en el jardín, en el cementerio de pajaritos y ratones.y una vez iba caminando del metro a mi casa y vi a un chico de esos de oficina que se ven amargados por la vida sosteniendo un pajarito en la mano, me hizo sonreír.

    Me gusta

  3. El Emperador dice:

    >Es una lástima lo de pajarito, pero hay que pensar que tu hijo sólo quería jugar con él. Aparte seamos sinceros, ¿Qué demonios hacía pajarito metido atrás de mi sollón, en serio que esperaba que pasara? Es lógico que el hijo Endor haya querido jugar con él.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s