>Mi agendita, mi agendita

>En 1998, por alguna razón seguramente muy pretensiosa, adquirí una agenda. En honor a mis tradiciones infantiles compré la de Mafalda. Las páginas se me llenaron de tareas de SOGEM, pendientes personales, listas de libros, mis primeros deadlines en Excélsior y las muchas peticiones de mis jefes de entonces, mi señor papá y mi señor mamá José Antonio Alcaraz.

Por ahí perdidos entre las semanas hay boletitos de cine, etiquetas de la nueva compu que compré, recaditos que me dejaban los demás asistentes de José Antonio. Pero pasanditos los años se me fueron complicando los recuerdos o se me fue aligerando la memoria y me sentí en la necesidad casi compulsiva de pegar cuanta cosa me encontrara y significara algo en ese día.

Me fue gustando el vicio y compré una todos los años. Para el tercer año, más que agenda, parece álbum de recuerdos. Scrapbook le dicen los gringos.

Hoy leí cómo Zorombas perdió las fotos, las canciones, las películas los variadísimos objetos virtuales que hoy en día conforman lo que somos. Y sentí una tristeza enorme… Pensé en que en esas agendas mías está mi disco duro, mi soy yo completito, pero al igual que el Zorombas, el año pasado perdí mi disco duro.

Nomás me quedé sin trabajo decidí comprar uno de esos calendarios de escritorio en vez de una agenda… y en vez de escribir en ese incomodísimo calendario, en vez de pegar ahí todo lo que pasó en este año que se fue hace poco, me dediqué a olvidarlo.

La pérdida del querido Zorombas me hizo sentir urgencia de mi pasado… saqué mis agendas y les revisé los añitos. Ya son un montón de agendas… son más de una década de mi historia. Se nota clarito cuando estoy triste, cuando la semana estuvo nefasta, cuando necesito subirme el ánimo y el entorno no ayuda…

Este año, tal vez porque lo empecé con el pie izquierdo, no compré agenda. Y un evento … inesperado, me obligó a comprarla la semana pasada. Es muy chiquita, no le caben muchos recortes, pero ya escribí todo lo que lamento no haber escrito antes en lás páginas que ocupan el mes de enero y febrero.

Hard copies…. fuerte palabreja para recuerdos que nos ablandan las rodillas.

Esta es la hermosa mano de mi sobrino después de la cirugía de reconstrucción
luegamente de que 30 boyscouts le cayeran encima. Junto está el retoquín que hay
que hacerle a uno de mis tatuajes.

Esta agenda es la de los escritores… fue el año en que J. K. Rowling
se hizo famosa en serio. Yo era maestra de primaria y pegaba las cartitas que me daban mis alumnos. La luna de fomi eran puntos de premio. El que juntara 5 recibía un libro nuevo.

Esta es una libreta colombiana queme trajo mi suegro en un viaje.
No tenía división de los días, así que se la hice yo.
Esta es la única agenda que me regalaron. Tampoco tiene división de los días
pero sí tenía portadillas para los meses. Venía en una funda de cartón corrugado
con la impresión de la portada del album negro de los Beatles, y las pastas son la portada del recopilado de los 30 años de Apple. Como adentro era demasiado blanca, compré el calendario de los escritores y le pegué las caricaturas y los textos. Este fue el año más drástico de mi vida… y claro, los Beatles por delante.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. >pero que divains están sus agenditas…yo también tengo las mías, solo que mucho menos pros. Las mías eran mas bien como un ” querido diario”, y el otro día que lo encontre me dio mucha risa, por que puteo igual por escrito que en la computadora También guardaba mucha mugre, boletos de cine si iba con el galán, el empaque del Milky Way q me había regalado y hasta fechas les ponía…tanks chisus deje de juntar basura y ahora mi basura se queda en mi memoria, tiene razón con el mundo virtual uno pierde el hilo de su vida.

    Me gusta

  2. Zorombático dice:

    >Doña Eme, muy halagado por haberse acordado de mí en tan difícil trance por el que acabo de pasar. Fíjese que yo si me he vuelto muy virtual; aunque me gusta guardar algunas cosas, y cuando era más joven lo hacía más, ahora soy un tanto como la Nena Mostra y tro todo lo que puedo. Un día tiré todas las cartitas y recuerditos de mis exnovias; ahora, a la distancia, me digo a mí mismo: que güey fuiste Zorombático, hay recuerdos que son parte de tu historia y no se deben tirar.Me encantaron sus agendas, son una shulada gráfica. No las tire nunca, serán su historia.Saludeme al Emperador.

    Me gusta

  3. Zorombático dice:

    >FE DE ERRATAS ZOROMBATICAS:Donde dice “… y tro todo” debe decir “… y tiro todo”.Donde dice “Saludeme al Emperador”debe decir “Salúdeme al Emperador”

    Me gusta

  4. -NaTs- dice:

    >Wow. Yo tengo algo así, realmente no fui mucho de querido diario, prefería pegar cosas en cuaderno, luego compré un plieg o de cocrcho, lo pegué en mi cuarto y ahí tengo muchas cosas, boletos, fotos, recortes, etiquetas. je…órale con lo de la mano, qué horror.Las caricaturas están padres

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s