>Top 10 #13

>De las cosas que extraño y perdí por pendeja

1.- Estaba en la prepa. Y desayunaba en unas quesadillas cerca de la UDLA. Usaba una bolsita que se abría en tres… era una versión de lo que usaría la hija de Indiana Jones. Tenía mi monedero, mis llaves, mis credenciales, pero también cabían libros pequeñitos, muy ajustadamente. Y un dibujito que me hizo el novio de entonces. Me salí del local y dejé la bolsa. Le lloré… puff. Y la extraño por que era repráctica.

2.- El archivo donde guardaba todos los posts que publico aquí y en PataPirata, y lo que he escrito para revistas y sitios y tal. No sé ni cómo lo borré. Lo que sí sé es que había 3 bocetos para Tops 10…

3.- Mis primeras botas de casquilo. Las compré en una tiendita por la Zona Rosa. Tenían presillas para las agujetas y se podían cerrar en menos de 20 segundos con todo y que llegaban hasta la rodilla. No sé ni dónde están, ni cómo las perdí, ni nada…

4.- Mi Optimus Prime. Me fui de vacaciones con mi papá y mi mamá invitó a mi sobrina Bárbara a la casa. B tiene la virtud de vender todo lo que ofrece. Todo. Y mi madre la virtud de regalarle todo lo que podía vender… entre ello, mi Optimus. También se llevó mi Lego y mis discos de Flans.

5.- Mi arete izquierdo hecho de cristal austriaco. Compré el par en el centro de Mérida. Me costaron todo lo que llevaba de viáticos. Eran unas esteritas multifácicas montadas en una charolita de oro. Chiquitos, cucos, como rucones pero disco. Perdí uno en el funeral de Jose María Fernández Unsaín. Le di el otro a un primo joyero.. ahí sigue, creo.

6.- El Viaje de Teo. Se lo presté a alguien a quien no veo hace años y además estoy segura que no lo leyó jamás. El méndigo libro cuesta como 450 varos y no he podido reponerlo. Me encantaba leer esa cosa.

7.- La muñeca que mi mamá hizo cuando el temblor del 85 para ganarse un concurso. Se llamaba Lucha, era compañera de Victoria. Ya saben esa cosa de que perdieron todo pero saldrían victoriosas. Mi mamá me dijo que la primera era mía, y me la cumplió como dos meses. Y pos luego se la presté… y adiós mi muñeca.

8.- La única IFE que he tenido donde no parezco trasvesti, borracha o recién operada.

9.- Whisky, un perro mecánico que me trajo mi papá de Alemania… Go figure. La cosa esa tenía el peluche color miel y las orejas negras, y caminaba unos pasitos y cuando pasaban 8 o 10 se detenía, movía la colita y hacía festejeo de futbolista, así brinquito para atrás y todo y todo. Se le fregó una pata y alguien en casa le metió una llave de esas largas y lo pegó y le cosió el peluche.. Caminaba y se caía. Lo cuidé añísimos y segurito en una mudanza valió madre. Yo creo que es culpa de Whisky que me gusten más los juguetes rotos y la fruta golpeada. Siento que nadie la va a escoger si no lo hago yo.

10.- Mi primer Vocho. Era azulito. Tenía las tapicerías blancas y los asientos grises clarito. Odiaba cómo se metía el ruido del motor y cómo siempre uno tiene que manejar como cuando se come en mesas de taquería, pegadito pegadito, no sea que uno le pegue al de al lado. Ahora tengo un Super Vocho, y lo adoro, pero a veces extraño la sencillez de loc coches de antes.

PD: Me pesan mucho más otras pérdidas… por ejemplo la de la elegancia, la paciencia y del tiempo. Pero pos no es como si no las perdiera con frecuencia y constancia de atleta olímpico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s