>Top 10 #5

>De las cosas que aprendí fuera de tiempo (Es decir: Me veo bien rara…)

1.- Videojugando por primera vez a los 30 años. Les juro que antes del Wii, sólo había habido un encuentro muy casual y muy a huevo con un Nintendo que me regalaron y que nunca supe usar. Mi papá sí, y le encantaba PacMan… y era muy chistoso verlo a sus cuasi 60 años, traje y corbata de moño, persiguiendo a los fantasmitas.

2.- Yendo, por primera vez, a taquerías famosas por ser afterhours. Como que siempre me imaginé que eran cosas mucho más misteriosas de lo que son. Al final, mi consenso es que las taqueraas post-peda no hacen tacos tan buenos; lo que pasa es que todos están tan pero tan borrachos que les saben a gloria.

3.- Averiguando que significa “afterhours”. No me ofende en lo más mínimo lo terriblemente ñoña que soy. Es más, estoy reteorgullosa de ser tan pero tan ñoña. Pero la neta, cuando conceptos (ahora) tan simples como éste, se vuelven tan complicados en mi cabeza… siento que hablo esperanto en tierra de romanos.

4.- Preguntándole a mi marido cómo es un table. (Creo que esto no necesita explicación).

5.- Siempre quise tener el pelo morado. Cuando era adolescente (cosa que sucedió en mi vida como a los 6 años), me la pasaba averiguando cómo le hacían los Sex Pistols para tener el pelo de colores. La primera vez que fui al Chopo compré pintura para dicha misión y fue un fracaso. Intentaron varias veces decolorarme el pelo, pero mi mata rebelde hasta para la rebeldía, en vez de aclararse se oxidaba.

Cumplí 30, y descubrí que la ciencia cosmetológica había avanzado a pasos de gigante (mejor dicho, plié-plié-arabesco) y ya pude pintarme el pelo de colores. Ahora tengo que ir a trabajar y hacerles entrevistas a vicepresidentes bancarios con mis pelitos morados. Sorprendentemente, ninguno a hecho cara de freak.

6.- Cruzando la frontera (aduanal) sola.
Qué quieren… fui muy consentida. Todos mis viajes a extranajia fueron con el señor Mota y luego auspiciada por las marcas automotrices, así que cruzé acompañada de 15 o 20 líderes de opinión.
Resultado: En noviembre que fu a Boston, me estaba doblando del terror…

7.- Sintiendo el carpetazo de los años: Un nacido en los 80 me preguntó qué es un LP. No frieguen, apenas tengo 30. Mi papá se esperó hasta tener 50 cuando le presenté la primer computadora a color…. No hay derecho.

8.- Comiendo tacos de nana… cuando he comido hasta carne de mono. Lo que es que mi papá sabía poco de taquerías.
9.- Bailando músiquita hip. Osea así de bailar pop de ese que no se baila agarradito de la mano. Aplico la “me da hueva bailar” porque no sé cómo se baila. Ya me han explicado que a brincos… pero pos yo prefiero bailar merengue. Eso tiene pasitos y así…

10.- Alcanzando el post número 100 de mi blog… (¡Eeee! ¡100!)
Uno creería que siendo los blogs una cosa como tan novedosa -para muchos de mis cuates-, no es raro que apenas a mis 30 alcance el post numero 100 (¡Eeee! ¡100!), lo fregado es que hay escuincles que ya viven de esto hace dos años y apenas tienen 20. En venganza… ya le puse anuncios a mi blog.

PD: A todos ustedes “raritos” que no han empezado un blog, que no se han sumado al esfuerzo contemporáneo de ser vanidosos con algo de esfuerzo (entiendase: el méndigo jaifai no cuenta), no sean fodongos: escriban, igual y a sus chochenta años hacen algo nuevo por primera vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s