>Aplicación de la ley

>

Entre los desastres acuíferos/domésticos he descubierto que en México tenemos los servicios que nos merecemos, y que estos servicios, se proveen desde la política del PRI de los años 60, y con tecnología de una década más tarde. Porque claro, algo de progreso y justicia social le tocó a la Comisión de Aguas, hoy Sistema de Aguas, y a la Compañía de Luz y Fuerza y a los servicios de poda del Gobierno del Distrito Federal.

El sábado pasado, día en que difícilmente hay agua en esta casa, el camión de podas pasó frente a nuestra ventana: mientras cortaba las ramas de los árboles, les pareció correcto cortar un cable de alta tensión.

El griterío vecinal, histérico porque no se baña todos los días, no lava sus pantalones cada tres usadas y lava los platos ayudados de una jarra, no fue suficiente para que el jardinero burocratizado girara la cabeza y atestiguara la desgracia de modernidad que sucedía en mi edificio

El señor marido, montóse en cólera y bajó con ella a la calle donde una serie de improperios cubiertos de harto sarcasmo consiguieron la proeza: el señor jardinero volteó. Tras escuchar el reclamo y pese a la oscuridad de las ventanas en el edificio, aclaró que no era posible, que “el cable no sacó chispas” y prosiguió a cortarle el verde a mi paisaje favorito.

Mientras tanto, ya estaba yo en el teléfono con la compañía de luz, que de un tiempo para acá se ha vuelto muy amable en el servicio telefónico, donde siempre buscan aclarar sin provocación alguna que están preparados las 24 horas para atender cualquier llamado, “queremos darle el mejor servicio señora”.

Dijeron que mandarían una cuadrilla a revisar el daño. La cuadrilla llegó en 10 minutos, revisaron el cable y se fueron. Marqué otra vez, en 5 minutos más el interlocutor tenían un reporte completo de la situación del cable, y me dijo que era necesario podar los árboles para reparar, que eran las 8 de la noche y que intentarían trabajar ahora mismo, pero que no podían asegurarme nada. Que era un hecho que al día siguiente tendría luz.

Y es verdad, al día siguiente, dos camiones llegaron, cortaron, cambiaron cables y todo se solucionó.

Hoy me llegó un recibo de luz por 1,200 pesos.

Estúpido Murphy…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s