>De vuelta al tejido

>Esto de andar sin chamba de nómina es un poco como el cáncer de la sociedad. La gente te ve y te trata como si fueras inválido, como si estuvieras a punto de morir y para colmo, no lo supieras.

– Y… ¿cómo has estado?
-Bien, contenta. Aacini está regrandota y se come todo así que es divertido.
-Sí, la casa te debe tener ocupada ¿verdad?

La cantidad de improperios que se me ocurren para este comentario son incontables. Pero debo recordar que la gente habla por hablar, que dice las cosas sin pensar y que adora que los demás se sientan más mierda que ellos… precisamente para eso, para sentirse menos mierda que los demás.

Ejemplo: Monita en la televisión mientras es entrevistada por estos molestísimos equipos de calle que hacen shots para programas de revista, lee de un papel: “No te amo por lo que eres, sino por lo que me haces sentir”. “Es lo más lindo que me han dicho”, comenta emocionada.
La edición del programa no nota este pequeño detalle de incomprensión y lo deja ir como un dato tierno.

Con todo y lo imposible que resulta para muchos que alguien tenga vida sin tener oficina, resulta que la estoy teniendo. Erik me preguntó hace como un mes: “Qué vecina? Ya tejió?”, y yo no había podido agarrar las agujas en dos semanas pues estaba en la descontaminación total de mi casa. Pero ahora puedo presumir, como hace dos años, mis tejidos en mi blog:

¿Bonitos no? Bueno, pues he regresado a mis viejas costumbres, tejer, vender lo que tejo; escribir, vender lo que escribo; cocinar… y no comérmelo (quién sabe por qué nunca me gusta lo que cocino aunque a los demás, por fortuna, sí).

En updates sobre las hijas: Kika sigue vieja, gruñona y en su papel de hija mayor. Dagobah ha entendido lo terrible que era acosar a Kika cuando llegó. Aacini ya se comió la funda de un sabutón, dos sillas, tres plumas (una de ellas era pluma fuente. Hasta eso, salió fina), dos cojines, dos bolas de estambre, un par de tennis (pero tenía permiso), dos ejemplares de un poemario mío y calculo que cinco ejemplares del periódico. Así llegó la enana:

Y así está ahora:

¡Y sólo tiene tres meses!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s