>Que si sé lo que estoy dejando…

>

This is my birthday… were gonna have a good time… Y aunque lo he sabido desde que era niña, la importancia de esta fecha está tomando giros que nunca sospeché.
Esta semana me fue cuestionada mi manera de ser desde un punto laboral y personal. Entre los varios reclamos sin fundamento (pues quien los hizo no se tomó la molestia de conocerme pese a los cuatro meses que pasé a 20 metros de distancia) sobresalió uno: “te vas y dejas pasar una oportunidad económica muy importante”. El dogma fue aderezado con varios señalamientos de lo grande que es el grupo MotorPress y lo pequeño que puede ser cualquier opción que me cobije después. Me acordé de algo que dijo mi señor apá: “Ser grande no importa. Lo que importa es la grandeza”. En mi casa, grandeza es generosidad, es humildad, es oportunidad de aprendizaje. Y en ese sentido, quien puntualizó mi huida como una falla de apreciación, con el simple hecho de compararse con alguien a quien considera menor, se volvió instantáneamente pequeño.

Supe que existía Automóvil Panamericano el año 2002, cuando la Musaraña llegó a mi vida con toda su gasolina corriendo por las venas y su necesidad de autos en el desayuno, comida y cena. Ese mismo año aprendí lo importante que es para la salud rectal contar con material de lectura en el baño. Y de esa manera, Gilberto Samperio, Víctor Ortiz, Fernando Miranda y yo, nos volvimos íntimos sin que ellos lo supieran. Sateluca por matrimonio como soy, aprendí a venerar el nombre de Samperio y a envidiar a Ortiz por el simple hecho de ser quien es. Miranda me tocó poco, pues emigró al cono sur y dejé de leerlo.
Porque siempre he sido consentida del cosmos, llegué a MotorPress y conocí a mis ídolos del WC. Mi marido se emocionó sólo de saber que compartía oficina con los héroes satelucos. Mi primo Fabricio me escribió un correo contándome cuántas veces Gil le ha contestado sus dudas. Víctor dejó de serlo para ser Nosfi y de Miranda encontré su traje de piloto arrumbado en una de las ventanas de la oficina… pero además, encontré que con frecuencia leería en hojas blancas, recién impresas, sus artículos aún no publicados, ni cortados en ritmo por las fotos que obligan a una revista a ilustrar sus letras. Si supieran lo delicioso que es leerlo de corridito, en Times New Roman a 12.
Además de los héroes conocidos (y con quienes hasta viajé, compartí café, desayuné o comí), conocí a otros que no figuraban mucho en mi memoria, pero son parte medular de la creación de la revista y aprendí, sin ningún esfuerzo a admirarlos.
En mi primer día me presentaron a un escuincle de ojos de venado y pelos parados a lo Pokemón y me dijeron: BoyToy, María, María, BoyToy. Yo pensé: “Seguro médico y boytoy. Excelentes prestaciones”. El niño Sandoval me acompañó a mi segundo viaje de prensa y se convirtió en mi mejor bastión en los momentos duros de esta travesía. Me voy de esta oficina debiéndole un helado de café, y unas gracias tan totales que me faltarán días para decirlas. El me debe un paquete de mentas.
Mi exjefe me presentó a Memo Gil con la siguiente frase: “Tienes que estar en constante comunicación con él, porque es el encargado de diseño”. Yo seguí al pie de letra las instrucciones y me gané algo más que un diseñador. Me van a faltar coches para salir corriendo cada que me grite por el mensajero electrónico: “Maríaaaaaaaaaaa, ven”.
Si mis amigos satelucos supieran que Paco Villaseñor y yo tenemos secretos de repostería, o que el señor Samperio es un lector puntual y disciplinado que se viste de vaquero en las fiestas, o que el cuerpo de diseño es igual que uno de americano: pura defensa de la más cohesionada con un linebacker que ya quisiera cualquiera, y el de corrección de estilo es más prolífico que una G5, al igual que administración… solita con todo este monstruo a cuestas, o que los maxituneros no son tan guarros como podría deducirse y son más amables de lo que aparentan… empezarían a ver a Automóvil Panamericano con mis ojos. Y cada que vieran que aumenta un anuncio, brincarían de felicidad, como hago yo.
Claro que sé de dónde me voy. Me voy de dónde una mentada de madre sabe a gloria y las mañanitas más breves del universo suenan a coro de niños vieneses. Ayer le dije a mi honorable Pepiro, diseñador de Automóvil, que quisiera comprarme un frasco de chiquitolina y llevármelos a todos a dónde vaya.
Quien me dio el pitazo para cachar esta chamba me dijo: “Mi trabajo ideal sería allá, tengo amigos de años en esa oficina…”. Quien cuestionó mi proceder ayer dijo que a la oficina no se vienen a hacer amigos, “yo me puedo tomar un trago pero no son mis amigos”. ¿Será que el primero lo valora porque no lo tiene? ¿Qué el segundo trabaja y sólo eso? Como yo no sé trabajar… y nomás eso. Me voy y me llevo un friego y dos montones de amigos.
La inspiración de escribir ahora se la debo a Miranda, a quien nunca conocí. Una frase suya en una reseña de un viaje de prensa (o sea chamba), me ha resanado la grietita en el corazón. Describe cómo al despedirse de los co-drivers se intercambian tarjetas de presentación, promesas de encuentros futuros “y hasta alguna lágrima desaprensiva que resbala hasta caer en el hombro de un nuevo amigo”. “Miranda es la onda”, me dijo mi contacto antes de entrar acá, “lástima que no te tocó”. Coincido, lástima.
Esto de cumplir 30 se está convirtiendo peligrosamente en lo que siempre esperé: el gran parteaguas de mi vida, el primero que será sólo mío: yo antes y después de mis 30. A ver si el lunes me reconozco cuando amanezca.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Anonymous dice:

    >Feliz cumple María!!!! A donde vayas recibirás por montones porque das todo. Te quiero, y no tengo duda…de aquí para el real, no te la vas a acabar. Un abrazote de la Marce, desde el norte.

    Me gusta

  2. Anonymous dice:

    >Qué lástima que te salieras, cuáles fueron las razones? Nunca habías trabajado con tanta gente, parece que realmente lo disfrutabas.Un abrazo

    Me gusta

  3. Anonymous dice:

    >Felicidades desde Miami.Besos. JC con 38 recien cumpliditos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s