>Monday lag

>Mi organismo se ha vencido a la rutina oficinesca. Debo decir que me desiluciona su falta de opinión, de constancia. Creí que duraría un par de semanas más resistiéndose a la indecente hora en que lo levanto por las madrugadas.
Hoy dieron las 4 y yo abrí el ojo por naturaleza impuesta. Mi sentido común, mi experiencia, mi donde mando, mandó al cuero a dormir la hora y media que faltaba.
Desde que llegué a la oficina noto que los lunes son difíciles de asimilar. Todos estamos necesitados de contar cómo nos fue el fin… tal vez no tanto de oírnos, pero sí de hablarnos. Como suelo llegar antes que la mayoría, puedo aprovechar una hora sin la convivencia de pasillos, pero hoy, contra toda mi moral, participé en ella. Debo aclarar que no me salió bien, que esto de socializar en la oficina me parece robarle tiempo a mi descanso, pero más dolorosamente, a mi familia. Aunque en la práctica no aplique, quiero algún día poder negociar un canje de salida temprano a cambio de mis horas de madrugada y mi rechazo a salir a la hora de la comida.
Monday lag. Eso traemos todos. Los que volvieron de vacaciones aoran la playa. Los que salieron el fin de semana en un imprevisto descanso están, obviamente, más cansados que cuando se fueron. Los que salieron de aquí el viernes tienen la inercia de ese último día recién pasado. Yo, que me fui el miércoles a trabajar al desierto… tengo lag.. literalmente tengo turbo lag. Ya siento venir el cierre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s