>

Hoy murió mamá. A las 2:40 de la mañana. Me enteré a las 5:45 cuando Natalia me avisó y me preguntó si iría al funeral. Le dije que no. Que desde antes de “el evento” había decidido que no iría. No le dije que incluso lo había platicado con mi mamá…Escogí mal testigo.

No siento ganas de llorar, ni siento tristeza. Es probable que todavía no entienda lo que pasó, pues no la he visto… ni la veré. Pero tal vez, tampoco la sienta porque ya no hay porqué estar triste. Mamá, según me dijo Nat, según le dijo Lety, murió en paz. Y según entiendo no sufrió dolor físico en sus últimas horas.

Yo la dejé de ver el viernes pasado y las últimas palabras que me dirigió fueron… casi representativas de lo que nuestra historia fue: me pidió que me fuera. Si bien quiero no recordar sólo ese evento aislado, me doy cuenta que vale la pena utilizarlo para dimensionar esta muerte. Por más que quiero, pues no me parece correcto, en todo lo que puedo pensar es en mi papá y en cómo me sentí cuando él murió.

En estos días me he estado acordando mucho de José Antonio Alcaraz. Durante muchos años tras su muerte, incluso ahora, me sentí lejana a su cariño. Un poco como si hubiera sido hija suya por casualidad y no por elección, como ahora sé que fui. Recordé las veces que me defendió de quien me hizo daño y las muchas otras en que intentó educarme.. sofisticarme, diría él. Pienso en José Antonio, y no pienso en mi madre.

Me doy cuenta que no volveré a verla. Que no la volveré a oír. Mañana iré a cancelar la línea telefónica que le regalamos en hace dos años en Navidad. Me senté en la sala un rato y pensé que no tengo nada escrito por ella, que no tengo su letra puesta por ahí en un papel y luego vine a mi cuarto a escribir y vi la sirena que hizo hace más de 10 años, y recordé que estoy sentada en una colcha quilteada, que sobre esa colcha hay 2 cojines hechos por su mano, que en la sala hay costuras suyas enmarcadas, que tengo la casa rodeada de sus fotografías y que, muy probablemente, tendré más según su voluntad, expresada hace varias semanas.

¿Porqué habría de querer sus palabras, si fueron ellas las que siempre hicieron daño? En cambio, tengo aquí lo más valioso de su obra: sus costuras, su imagen, sus momentos felices. Es como si de mi padre, sólo me hubieran quedado fotos de sus borracheras, o grabaciones de sus gritos. En cambio tengo sus libros, y una infinidad de recuerdos felices, de comidas, de paseos, de momentos cariñosos y contentos. Tal vez por eso mamá se dirigió a mí, en su última oportunidad para hacerlo, como lo hizo siempre: hiriéndome. Tal vez, sucedió para que yo esté en paz ahora y haga un balance… Un recuento, aunque breve, aunque sin palabras, de lo bueno que hicimos juntas, de los momentos que fuimos felices. Aunque esos sean pocos y aunque carezcan de sonidos.

Pienso en que lo peor se acerca. En que pasadas las tristezas, y las poses posteriores, Maruja atacará como siempre y, espero, perderá como siempre. Pienso que por muchos meses, o tal vez tan sólo por muchos días, seré una especie de paria donde todo mundo aloje el natural resentimiento y enojo que provocó todo este proceso. Me hace falta mi papá… me hace falta su ejemplo para tomar su papel, como el culpable de todos los males que aquejan a los suyos.

Tal vez, me iré a dormir. O lo intentaré. Lo que sea que venga, no necesita que lo espere despierta.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Pioggia dice:

    >Regreso a leerte tras un mes de no asomarme a ver cómo estabas, y me encuentro con este cambio tan duro, aunque tan anticipado. Creo que no hay nada que pueda decirte que te anime, pero aún así, te deseo mucho ánimo. Y que Rodrigo te acompañe siempre.

    Me gusta

  2. nat dice:

    >Reitsna,You know, way better than any I could think of, that if at any point of my life I was good to say pretty and softy words, I lost that way back, not sure where…Every now and then, that girly nature comes back, and even when most of those times I just hit it with a baseball bat, this time I’m gonna take advantage of it:Doesn’t matter how hard I try to say it up front, will never be enough. I’m honestly so damn happy for having the chance of choosing you to be in my chosen familiy, and some how, I’m ended up being part of yours.I don’t love to say that you’re some kind of my mom, ‘cause that word has no good memories for me. But I do love to say that if any of that figure has been rescued for my memories, I own that one to you. I don’t think that I have ever said it as it is, but when I was a kid, I you visited my house, cheese, those where good times! And i honestly, always had a kinda wierd necesity and affection for you. I remember crying when you had to leave…Anyhow, I some how started writing this to tell you something ‘bout my grandma, and ended up here. hahaha. You get the idea, I’m sure.

    Me gusta

  3. Jul_ar dice:

    >Hola:Comparto mucho de tu sentimiento. En mi caso son ambos padres. La muerte de mi papá hace 2 meses me tiene sin ningun sentimiento. Es triste que, quien se supone que debe amarte incondicionalmente, simplemente no lo haga.No tenemos la culpa de no sentir afecto o tristeza por quien nunca nos demostro afecto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s