>Para cuando todo se derrumbe

>Dicen que para que las cosas no se cumplan hay que contarlas. Yo traigo un temblor en la cabeza, y lo quiero exorcisar.

Desde que se cumplieron 20 años del terremoto del 85, he trtado de evitar cualquier imagen de desastre natural en la televisión. Sigo sin entender cómo los productores de tele, habiendo sobrevivido ese día, tienen ganas de ver una y otra vez cómo quedó Tlatelolco, la explosión del Regis, los destrozos en la Roma o en la Doctores, cómo salió Lourdes Ochoa del aire. Qué ganas de sufrir. Yo quisiera olvidar ese día.

Pero para que el apetito carnívoro de los medios masivos no se quedara a medias, y por que la Tierra tiene una indigestión asquerosa (provocada a pulso por la dieta que le damos), las tragedias naturales no han parado. Y como dijo Don Teofilito, no pararán.

Así que he evitado ver las noticias. Estoy harta ya, desde ahora, de las precampañas para el 2006, de que no haya periodistas objetivos y que todos anden acarreando para su gallo, y de que intenten volverse humanitarios con imágenes de dolor sobre aquellos que hoy no tienen nada.

Alguien me dijo que vio en el noticiero a unos geólogos que pronostican un gran GRAN temblor para el puente del Día de Muertos. No más de pensarlo, se me acaban las palabras.

Yo sé que cada año alguien pronostica un temblor, o un aguacero, o alguna otra clase de estornudo mundial. Y sé que a veces no pasa, y otras veces, como en este año, pasa de todo. Me preocupa que pase. Entre estos días sombríos y húmedos, y los ánimos generales hundidos, me cuesta trabajo no preocuparme.

Con todo y que sé que es inevitable morir, con todo y que sé que ni siquiera debiera uno pensar en evitarlo. Con todo, me preocupa. Y me la paso soñando con gente que no he visto, como despidiéndome definitivamente, y angustiada porque mi marido no sufra en caso de que yo falte. O, lo que para mí es peor, que le falte casa.

Ayer fui a dejar cobijas que se irán al sur del país. Hoy buscaré más ropa. He estado fregando a mis amigas del tejido para que busquen en sus clósets y espero que aunque sea para callarme lo hagan.

La vida no se tiene comprada. La vida que conocemos, no se tiene comprada. Como conclusión de borrachera es muy bonita, es hasta profunda. Pero ahorita, me muero de ganas de tener mucho dinero para pagar la factura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s